top of page

Con Respeto y Responsabilidad


Estamos tomados por un movimiento que si bien es más grande que nosotros, nos ha sacado de centro en el sistema familiar.

Miramos el conflicto y la violencia como algo que está fuera de nosotros sin reconocer nuestra propia violencia y conflicto interno.

Somos una sociedad profundamente lastimada por la exclusión, la pérdida y el abuso desde muchas instancias, pero me pregunto… ¿Es que acaso no somos violentos, abusivos y conflictivos cuando nos es casi imposible lograr paz en nuestro hogar?

Como padres somos responsables de la calidad de vida, el bienestar, el cuidado y respeto que les ofrecemos a nuestros hijos, ¿Qué es lo que ven en nosotros?, ¿Que escuchan y cómo se sienten con eso?

Si lees esto y eres padre o madre, te invito a mirar tu propia violencia, tal vez en la forma como te expresas, tal vez en la forma como tratas tu cuerpo al sobre-exigirlo con trabajo, mala alimentación y descuido. Te invito a mirar tus conflictos, frustraciones y rabias al no poder lograr lo que quieres, o no saber cómo salir de un caos en el que te encuentras sumergido sin saber cómo salir antes de ahogarte y sin llevarte a tus afectos por delante.

Te invito a detenerte un instante y respirar para poder pensar y que en ese momento recuerdes buscar la mirada de tus hijos , la mirada de tu pareja y encuentra el espacio para decir “lo siento” si es necesario, para conversar sobre lo que sienten y piensan en un ambiente de respeto, confianza y seguridad… en la paz del hogar y luego de ese encuentro, cierren con un abrazo amoroso de agradecimiento y reconocimiento del amor que vive en ustedes y en sus casas…

Abramos la puerta al amor para que entre y sea el mediador entre nuestras diferencias y nos sorprenderemos del resultado al sentir que lo que vemos en los ojos de nuestros hijos es la alegría que se refleja en su risa, en esas mágicas palabras cuando dicen “Bendición mamá, Bendición papá”, sin duda el mejor discurso, la mejor sentencia de amor que puede dar un padre o una madre ante esto es “Dios te bendiga”

Que el amor reine en nuestros corazones… Levantémonos ante la vida para reconocer su grandeza y digámosle SI  al amor que en cada corazón habita…

Estoy aquí para ti… Gracias, lo siento, te amo…

0 comentarios

Comments


bottom of page