top of page

DHI – Generadores y Sexualidad

Actualizado: 22 may 2022

Generadores y Sexualidad

Los generadores son seres magníficos que dan vida y movimiento a la existencia humana. Son los que traen la información que se necesita para que el impulso de la creación nos lleve al encuentro, a la intimidad, al acto sexual que hace que la vida continúe.

Los generadores se frustran cuando su energía no está al servicio de la vida, cuando no sienten que pueden multiplicarla y nutrirla. Se frustran porque no pueden seguir sus ritmos naturales para el descanso y la actividad, para enfocarse en el placer de los pequeños detalles, para repetir eso que les gusta por el tiempo que desean. Se frustran porque desconfían del proceso al experimentar la vida, dicen que si a muchas cosas, sin sentir si eso es en lo que desean comprometerse, se frustran por no darse cuenta cuando algo ya acabó y es momento de cerrar ciclos. Se frustran por no darse el tiempo de ajustarse a los cambios y disfrutar de ese placer del descubrimiento de lo nuevo, por desconfiar en el paso que sigue y abrirse paso de forma diferente, dudan de sí mismos, dudan del camino que siguen y se pierden las señales de la ruta personal por seguir la ruta que otros le marcan.

Cuando la frustración les acompaña por mucho tiempo, su aura se hace pequeña, la luz que emiten es tenue y les cuesta reconectar con la fuente de abundancia y amor que a todos nos contiene. La energía que les falta es sustituida, desde la infinita inteligencia del cuerpo físico con procesos bioquímicos de reparación que los lleva a adoptar conductas adictivas fuera de ellos, se hacen dependientes de las personas, la comida, los juegos, el sexo, el ejercicio o cualquier cosa que les brinde un poco de placer para no sentir esa frustración y falta de energía. El problema es que ese placer es temporal y conlleva efectos secundarios para su Ser. Relaciones disfuncionales, desajustes alimenticios, enfermedad, nerviosismo, ansiedad, fatiga y una sensación de malestar constante.

En mi experiencia de trabajo como psicoterapeuta he podido comprobar que el cambio en los generadores se da a partir de la reconexión con el placer. Su fuente de energía se manifiesta de esta manera y el cuerpo es el vehículo para reconectar con la vitalidad y satisfacción propias de la naturaleza en luz y alta frecuencia de los generadores. El trabajo consciente de su energía les lleva a hacer contacto con su sexualidad, es decir la forma como viven ser un ser sexuado. Comenzando por equilibrar los polos positivos y negativos en su ser para obtener a vibración correcta que les es afín. Esto no se logra con aparatos externos sino con el contacto interno, íntimo y profundo consigo mismos.

La sexualidad vista de forma holística, donde es tomada en cuenta la multidimensionalidad del ser, les abre de nuevo la puerta para iniciar el camino de la reconexión con la fuente de la vida y la abundancia. El cuerpo es nuestro inconsciente y el receptor, transmutador y expresor de nuestro proceso humano. Todo está en el cuerpo humano, pero no sólo desde la biología o la fisiología o la psicología o la bioquímica, es un todo que es más grande. Somos seres energía en una forma humana, lo que significa que tenemos una serie de mecánicas que nos hacen funcionar en esta forma y la energía que la crea, sostiene y dirige es la energía que hemos llamado energía sexual, porque es la que en definitiva inicia todos los procesos y se encarga de mantener el movimiento. Sin movimiento no hay vida y la energía sexual no puede quedarse estática, es la fuente y también el conductor de la vida en todo este planeta.

Como seres que se auto reflejan hemos estudiado mucho al humano desde sus partes, dividiendo y comprendiendo procesos específicos, pero nos hemos desconectado del todo y esto es lo que nos está causando tanto dolor hoy en día. La separación de lo que somos realmente no es un mito o una metáfora, realmente vivimos una separación desde el momento que encarnamos, luego al nacer y después en cada inicio de lo que sea que vivimos y hacemos en el desarrollo de nuestra vida. También la muerte es una separación, nos despedimos de esta vida para iniciar una nueva forma pues la energía no se crea ni se destruye, sino que se transforma y va tomando consciencia de sí misma en cada experiencia. Comprender que sentirnos separados de la fuente es parte de esa melancolía de saber que hay algo más grande, nos da paz en la comprensión de vivir en la forma humana. De lo contario buscar la sensación de unidad desde esta forma se convierte en una tarea que sólo pocos pueden lograr y lo hacen porque para eso encarnaron, como el maestro Jesús o Sidarta conocidos ampliamente en nuestro planeta como referentes de la conexión con la unidad, el amor y eso que es más grande.

Ellos nos mostraron que tenemos que amar ser humanos, amar al prójimo, contemplar lo maravilloso de la creación, servir y crear realidades en un mundo dual. Por lo que todo tiene un opuesto. Esto es algo que nos toca aceptar y dejar de querer cambiar a todo el mundo para que sea bueno pues los malos hacen falta para medir nuestra bondad y capacidad de reparación de nuestro corazón. Cuando dejemos de mirar al malo como malo, este dejara de serlo porque ya no lo necesitamos así.

En este sentido vivir la práctica de las leyes del Amor que nos dejó en maestro Bert Hellinger, me ha ayudado a comprender esta mecánica natural de la vida en la tierra y el proceso de transformación evolutivo que estamos experimentando. Si, vamos a una consciencia de paz inclusión y respeto, y nos toca resolver los temas de división, lucha y competitividad que nos mantienen en guerra.

Los generadores tienen el rol de reconectar con la fuente divina de la creación desde el Amor, primero a sí mismos y luego por extensión natural al otro. Para esto tenemos que reconectar a través del uso consciente de nuestro inconsciente que es nuestro cuerpo en todas sus dimensiones. La satisfacción y el placer de estar vivos es el motor que sostiene el sacral de los generadores.

La sexualidad y los generadores

Si miramos la sexualidad de forma holística podemos darnos cuenta que está en cada acción de nuestra vida como generadores. Cuando soñamos e imaginamos un futuro lleno de dicha, alegría y abundancia es el placer de experimentar eso lo que se manifiesta. Cuando tenemos un encuentro sexual con alguien que nos gusta y por quien sentimos “algo rico”, es placer lo que sentimos, llegamos al éxtasis, nos sentimos uno… esa es la magia del encuentro sagrado entre dos que se hacen uno. Realmente ese instante es la única vez en que podemos sentir la unidad, el resto del tiempo estamos en separación de forma, aun en la consciencia de la unidad, por esto es fundamental elevar la frecuencia, la mirada y el acercamiento en la sexualidad para sublimar el impulso primal y salvaje de la vida que se abre camino, por el instante mágico de la co-creación consciente desde la unidad que somos en ese momento.

La fuente de placer esta en nuestro cuerpo, al acariciarnos con foco en lo que estamos haciendo, experimentando con distintas maneras de tocarnos, sentir que nos estimula más, que nos genera más placer, y saber cual es la vía que nos funciona para ir subiendo, escalando, elevándonos en el sentir del goce, la satisfacción y el éxtasis de ser vida en nuestro cuerpo. Usar la imaginación y el poder de la mente para enviar impulsos eléctricos al campo cuántico desde este estado, sin duda nos acerca mucho más a su creación. Utilizar correctamente nuestro equipo, nuestra tecnología pasa por explorarla, mirarnos, tocarnos, escucharnos, sentirnos, y desarrollar un lenguaje de respeto y amor por lo que somos nos lleva a tomar decisiones acertadas, a tener respuestas que van a ofrecernos experiencias de crecimiento, de multiplicación, de nutrición, de satisfacción. Ese es nuestro estado esencial, esa es la forma en que vivimos satisfechos porque lo que somos, lo sabemos, lo que hacemos nos gusta y además ofrecemos esa buena vibra al mundo en servicio amoroso a través de nuestro trabajo.

Ser generador hoy en día es todo un desafío, si pero la solución está literalmente en nuestras manos, en la caricia, en el toque consciente, en el uso de nuestro cuerpo para servir de instrumento creador de formas nuevas, de experiencias de placer en comunión con otros, e cooperación y en relaciones de respeto, admiración e integridad. El cambio del planeta está en los generadores, y en este momento se están exponiendo todas las maneras en que hemos dañado nuestro equipo en todas sus dimensiones. A la mente, que está al servicio del cuerpo, le dimos potestad para que pasara por encima de este, desestimando y dejando de escuchar la intuición en el sentir. Las emociones, que son procesos bioquímicos naturales se han alterado en fórmulas que nos mantienen en nerviosismo y ansiedad. Nos hemos desconectado de la fuente energía de donde venimos y, el cuerpo físico ha ido, desde su inteligencia nata conectada a la fuente, tratando de resolver todos los asuntos que desde la mente y las emociones lo van llevando a la muerte. Por eso toda enfermedad es una manera en que esta forma humana está buscando resolver lo que se ha creado dese la mente y las emociones, que finalmente, impactan el cuerpo físico, siendo este la materia más densa de la energía en nuestra forma.

El camino de sanación de los generadores pasa entonces por reconocer que debemos devolverle al cuerpo la potestad de ser quien dirige la ruta de nuestros pasos, devolverle el placer de sentirse vivo, de hacer lo que le gusta. Cuidarlo, atenderlo, permitirle a nuestro cuerpo físico ejercer sus funciones de forma natural, liberarlo de la prisión de las creencias, de los “debes o tienes que” dejarlo libre para sentir y expresar ese sentir en un profundo ahhhhhhhh SI o un claro hmmm NO que nos va a ir conduciendo momento a momento hacia instantes de alegría, de dicha, de encuentros de respeto y colaboración, de aumento del sentir la abundancia cada día en todo lo que tenemos y hacemos. Nos lleva a recuperar la confianza en nosotros y en los otros que conforman nuestro ambiente. En el camino podemos perder, dejar o confrontar miedos, dudas, indecisiones y, cada vez, sentirnos más a gusto en nuestra piel. Nuestros órganos comienzan entonces a regenerarse dándonos mayor vitalidad, claridad de pensamiento, apertura del corazón al amor y una profunda sensación de conexión con el Amor, con la unidad, con el servicio y la gratitud como emociones y acciones conectadas con lo que se requiere en este momento de evolución humana.

Para esto he desarrollado el CAMINO CONSCIENTE DE TU SEXUALIDAD SAGRADA, una ruta de de-condicionamiento de todo lo que te ha limitado hasta ahora la libre y total expresión de tu Ser Generador a través de talleres, programas y actividades donde vas a lograr tener de nuevo el acceso a tu energía a través del placer y de la información que necesitas para saber qué y cómo cambiar la energía que sostiene tus falsas creencias, por acá te dejo un listado de algunas de ellas:

• Taller DH Amor y Sexualidad • Taller Sexo y espiritualidad • Taller Activación de la energía sexual • Taller introducción a la sexualidad sagrada • Programa Magia de Mujer • Programa Arquetipos Masculinos • Taller Re-creando tu Vida • Programa La pareja sagrada

Yo creo que como raza vamos a desaparecer porque estamos llegando al momento en el que nos vamos a dar cuenta que todo lo que hemos hecho, pierde significado porque somos mucho más que este cuerpo y allí en ese otro nivel de existencia, esto no es necesario porque no hay separación, hay unidad, no hay competencia, hay colaboración, no hay víctimas ni victimarios porque no existe la dualidad. Esto no podemos describirlo con nuestra limitada capacidad de expresión a través del lenguaje, pero si estoy segura que lo sabes cuando lo imaginas, cuando estás en el silencio del encuentro contigo de un atardecer, frente a la carita de un recién nacido o cuando contemplas el brote de una planta que sembraste… allí está tu divinidad, allí conectas con eso que es más grande y que aun sin entender sabes que si es y que si existe… Vamos a contribuir a una mejor vida en el planeta comenzando por la nuestra, es la única manera, no hay saltos cuánticos de consciencia grupal sino la suma de muchas consciencias individuales que se hacen una en un quantum de tiempo/espacio y se crea una nueva realidad.

Si deseas iniciar esta hermosa ruta de contacto con tu divinidad y la plenitud de tu Ser, escríbeme por esta vía encuentrosconyg@gmail.com o a través de mi Whatsapp +54 1123904189

De dónde me salió todo esto… de mi corazón, de la conexión que tengo contigo y con todo al simplemente dejar mis manos escribir sin pensar, del permitir que se haga en mi la voluntad divina y dejarme tomar por esta fuerza sin resistencia. Rindiéndome a eso más grande que conozco desde ese profundo lugar que llamamos Amor. Gracias por leerme, te amo en mí y me amo en ti.

Yuleika C Guzmán Rojas Psicoterapeuta Integrativa Al servicio de La Vida

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page