top of page

DH Centro Sacral


DH Centro Sacral

El centro sacral es uno de los motores del diseño humano, el que contiene mayor energía. En él se encuentra lo divino y lo profano del ser humano. Es donde la vida se expresa para seguir hacia adelante… busca la multiplicación de la especie y la conexión a lo divino a través de la sexualidad.

El 70% de los humanos tenemos este centro definido y es lo que nos hace pertenecer a un tipo de diseño llamado Generador. Esto reviste la importancia de este centro como elemento que mueve a la humanidad. Somos una especie diseñada para vivir la sexualidad como la conectividad necesaria para la creación.

En este centro se vive la energía de la sexualidad de distintas maneras y conexiones que se derivan de la activación de sus distintas puertas y cada una de estas puertas pide que despertemos a la maravilla, a la belleza y lo divino de su energía para experimentarla y crear satisfacción, dicha, felicidad que los humanos debemos experimentar  por nuestro diseño.

Los centros sacrales definidos viven la sexualidad de una manera natural y fija, consistente mientras que los que lo tienen sin definir vienen a aprender, experimentar y disfrutar de esta energía mientras se encuentren con un centro definido, que, al ser el 70% de la población es lo más probable que esté ocurriendo.

En la actualidad por diversos condicionamientos hacia la sexualidad, la vida, la  moral…. Existen muchos sacrales deprimidos, frustrados, bajos en su energía. Reprimidos desde la mente para funcionar correctamente según su diseño. Podemos ser Dioses o esclavos de esta energía!

Cuando vivimos nuestro diseño con el sacral definido somos Dioses de la vida! Creadores constantes de realidades que promueven la evolución del ser humano, sin embargo hemos estado expuestos a muchos condicionamientos  desde la religión, la educación, la política, la sociedad que nos han llevado a reprimir esta gran fuerza de avance como especie.

Si entendemos lo anterior podemos entonces comprender porque el mundo está como está, poblado de seres deprimidos, solos, tristes, frustrados, amargados y desilusionados que son esclavos de la represión de esta energía y lo cual se transfiere en mala salud, relaciones conflictivas, violencia, aislamiento y un sinfín de situaciones mentales y emocionales que combinadas nos dan cuenta del caos en el cual nos encontramos como especie.

Si ya sabemos que los centros sin definir toman la energía de los que sí están definidos y la magnifican, entonces solo con un simple ejercicio de imaginación podemos mirar la razón de la depresión del ser humano en este momento. Somos esclavos, vivimos como esclavos muy eficientes pues distribuimos la energía sexual  hacia el trabajo y miles de actividades que nos ayudan a soportar el dolor de NO SER.

La estrategia de los sacrales es “Esperar para responder” no están diseñados para iniciar nada, están diseñados para responderle a la vida con sus potencialidades cuando esta les pregunte, les invite, les solicite poner sus dones al servicio de la vida y esto ocurre de múltiples maneras. Sólo hay que estar alerta, despiertos a las sensaciones del cuerpo, del sacro… conectar con las sensaciones de agrado o no, de aceptación o no de esa invitación, de abrirse o cerrarse ante una posibilidad y “CONFIAR” en esta respuesta.

El iniciar cosas, el conquistar… es de manifestadores, de los que tienen garganta fuerte y definida para esto, al 70% de la humanidad lo que le queda es estar listo y disponible para responder a lo que sea necesario… esto llega en forma de pregunta directa ¿Te gustaría…? O a través de una lectura que vibra en el cuerpo, una situación en donde te encuentras, personas que se acercan a ti, etc…

Esto lo expondré más ampliamente cuando hable del tipo Generador en próximas entregas. Imaginemos un mundo en donde las personas están haciendo lo que les gusta en lugar de necesitar que les solucionen las cosas. Personas que vibran constantemente con el placer por vivir y por hacer… esto nos llevaría inevitablemente al contacto con lo divino de nuestro SER y la consecuente vibración que nos elevaría a la felicidad, al éxtasis a vivir el Dios o Diosa que somos. Para esto les invito a investigar y practicar la sexualidad sana, espiritual, sagrada… despertemos a lo que somos realmente y disfrutemos de SER seres sexualmente equipados para contribuir a la vida, al placer, al éxtasis, a la felicidad… somos seres energéticos, muy energéticos mujer y hombre energía electromagnética que se requiere para sostener la vida, pasarla y transformarla…

Te dejo unos enlaces para encontrar mayor información al respecto

Gracias, desde mi receptáculo de amor… te abrazo!

Yuleika Guzmán

0 comentarios

Comments


bottom of page